viernes, 17 de mayo de 2013

Conversaciones VI

Estas pasaron así. Creo.

∙∙∙∙∙

-Mae, no sé, es una cuestión de relevancia o algo así.
-Pero ¿cómo relevancia?
-Di, últimamente no sé por qué lo pienso en estos términos, y te juro que no es a propósito, pero cuando me acerco mucho a alguien, independientemente de cuál es el ride, no puedo evitar preguntarme: si a esta persona le pasa algo ¿alguien se molestaría en avisarme?
-Mae...
-Yo sé cómo suena y no es fatalismo, a cualquiera le pasa algo en cualquier momento. Lo que digo es que cuando vos tenés un compa que es parte de un grupo de amigos y a ese compa le pasa algo como un accidente o algo, vos te enterás de alguna forma, un compa del mismo círculo te cuenta ¿verdad?
Entonces cuando es algo más de uno a uno, más personal y privado, irremediablemente en algún momento me pregunto si mi presencia en su vida es tan relevante como para que, si le pasa algo, alguien se tome la molestia o tan siquiera se acuerde de hacérmelo saber. Tengo un compa, yo siento que somos buenos amigos aunque sólo nos comunicamos por escrito desde hace como dos años y no hay forma de que hagamos el esfuerzo de vernos en persona, pero yo le tengo cariño y sé que yo le importo, nos hemos llorado crisis existenciales mil veces y los dos sabemos que contamos con el otro. Si ese mae se muere mañana a nadie en su familia o círculo cercano se le va a ocurrir jamás que a mí me gustaría saber y eso me cae como un balde de agua. El último mae con el que estuve saliendo, lo mismo. Creo que la primera vez que lo pensé en esos términos fue el año pasado, cuando un maecillo con el que me tenía un colocho raro me dejó plantada para la Marcha de los Invisibles, estaba furiosa y en eso pensé que capaz que le había pasado algo volviendo de una gira en la que andaba y claro, nadie sabía que andábamos entonces nadie me iba a avisar. En ese momento me sentí absolutamente insignificante para él.

-Pero no significa que no seás relevante para él, si no que nadie sabe de la relevancia que tal vez tenés.
-Maomenos. Di, así se siente. Entre compas no tanto porque pasa menos seguido que mantenés una amistad aislada de la demás gente en tu vida. Pero cuando estás en otro plan con alguien nuevo, después de cierto punto, es como natural que de alguna forma se note tu presencia en la vida de él, yo no soy muy de andar contando esas varas pero se me nota aunque sólo sea en que ando de mejor humor y con cara de idiota feliz. Es como el cuento del árbol que cae solo en el bosque, si no hubo testigos de lo que vivimos ¿de verdad pasó o me lo imaginé? Tal vez por ahí anda la cosa. Este mae con el que ya no estoy saliendo, nadie de los míos lo conoció pero un par de gentes saben que existe, tengo una amiga que probablemente sí se molestaría en buscarlo y avisarle si me pasara algo porque sabe lo importante que fue para mí. En cambio, alrevés no. ¿Ves?
-Qué manera más despichada de verlo, mae.
-Di, tal vez será que preguntarme si alguien me extraña es demasiado mainstream. Ja.
-Idiota.



∙∙∙∙∙


-Y le dije: búsquese algo que de verdad le apasione y después hablamos.
-Es que esa es la vara, uno en algún momento se da cuenta de lo poco que realmente necesita para vivir y ese día se libera de lo material. El otro día leí el manifiesto de una organización que se dedica a ayudarte a salir de bretes corporativos y a buscar algo que te haga feliz, y decía que life's too short to do work that doesn't matter to you. Y mae, digamos que te envidio.
-Es que eso es, ¡cómo cuesta que la gente entienda! Esta vara me hace feliz, para que yo me levante todos los días y le dedique tiempo y energía sin que me paguen es porque me llena. Y eso es lo que importa.
-Exacto, eso es lo que importa. Yo te apoyo, mientras podás mantenerlo, llegále. Que se joda el mundo.
-Que se jodan.
-Yo hago un brete que no le hace ningún bien a la humanidad, sólo le ayudo a millonarios a hacer más plata. Mierda, cuando lo pienso así quiero volverme indigente. ¿Vos tenés idea de cuánta gente veo yo con problemas de estrés y de nervios o ansiedad en mi oficina? Uno se acostumbra a vivir con toda esa mierda, pero esa no es vida.
-No es vida. A mí me gusta la mía, aunque pase tallado de plata.
-Bien.

∙∙∙∙∙



m.



3 comentarios: